martes, 14 de enero de 2014

Subida al Mulhacén. Junio 2013

Nuestro primer 3000 y nos decidimos por el techo de la península, para qué íbamos a postergar esta ruta y estar un año esperándola sin disfrutar plenamente las demás!. Fueron 24 km de ruta muy interesantes.
Accedimos a la cumbre desde Trevélez un pueblo situado a mas de 1500 metros, muy pintoresco de las alpujarras granadinas, caracterizado por tener muchísimos secaderos de jamones, multitud de geranios y gitanillas y por estar cubierto por la noche de un manto de estrellas impresionante.
Salimos a las siete de la mañana de la plaza del ayuntamiento de Trevélez,  sin prisa pero sin pausa y comenzamos la subida entre huertos y acequias serpenteantes, ganando altura en todo momento.
Atravesamos una repoblación de jóvenes pinos silvestres, tras la cual llegamos a la campiñuela y podemos ver al fondo la primera imagen de las chorreras negras, unas cascadas impresionantes por la margen derecha de las cuales tendremos que remontar para poder llegar a la zona de siete lagunas, en donde nos recibirá la primera de ellas y podremos por fin ver la cumbre del Mulhacén.
Una vez en siete lagunas nos dispusimos a acceder a la cima del Mulhacén por la cuerda del resuello, la parte mas dura del sendero, ya que tardaremos 2 horas en hacer cumbre, pero es una de las partes mas bonitas y diferentes, característica de la alta montaña.
La bajada la realizamos por la zona del alto el chorrillo, es una bajada dura por el cansancio acumulado y por el desnivel presente de las últimas 3 horas.
En resumen: esta ruta es una preciosidad en todos los sentidos, los lugares que vamos admirando conforme ganamos altura superan con creces el esfuerzo realizado.Es un lugar cargado de vida y belleza a cada paso.
La sensación de por unos instantes estar en la cima es indescriptible, es la inmensidad, te sientes tan pequeño!!!
Curiosidades al pasar de los tres mil metros:

  •  El silencio absoluto es una sensación muy extraña y agradable, sólo se siente el sonido de tus pasos al chocar contra las rocas sueltas del camino y tu respiración.
  • Al llegar al vertice coincidió con una explosión de mariposas en la cumbre.
  • La sensanción de poco oxígeno es muy rara, yo sentí mareos y ganas de vomitar cuando me paré para comer despues de bajar del vertice.
  • La vegetación cambia muchísimo, ya que las especies botánicas tienen un tamaño mucho mas reducido y aumenta la diversidad y los endemismos que caracterizan este parque natural.
  • hay unos cambios muy bruscos de temperatura, puede darte frío y calor  alternativamente durante el recorrido.















Aquí tenéis algunas fotos de ese día!

Saliendo de Trevélez




Una panorámica del valle de Trevélez

Zona de la repoblación de pino silvestre


 Vamos hacia las chorreras negras

Al fondo las chorreras negras
Subiendo las chorreras negras

En siete lagunas, un merecido descanso
















En la cumbre
Al fondo el veleta 

Bajada hacia el Alto el Chorrillo
Dolores Redondo Bonillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario