sábado, 13 de septiembre de 2014

Pico Cabañas,Pino de las Cruces,Tejos Milenarios, Cañada de las Fuentes y Nacimiento del Guadalquivir

Lo bueno de viajar con niños es dedicar tiempo a lugares que aún siendo más accesibles, se suelen pasar por alto, por decidir siempre hacer rutas más largas y más complicadas, dejando, sin darnos cuenta, sitios que muy bien merecen la pena tanto o mas que los de un acceso no tan sencillo.
Viene siendo una tradición pasar todos los veranos unos diítas en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, de acampada en el Camping del Puente de las Herrerías, donde niños y mayores nos lo pasamos de lujo.Este año nos aventuramos a realizar rutas con algo más de dificultad,fruto de esas experiencias surge esta entrada y algunas más en las que estoy inmersa.
Lo que a continuación planteo es un día completo visitando algunos de los lugares más conocidos del Parque Natural, para ello partimos del Puente de las Herrerías,en dirección al nacimiento del Río Guadalquivir, pasando este,seguiremos en dirección a los Tejos milenarios, tras pasar el pino de las cruces, poco mas arriba llegaremos a Puerto Llano, donde los Pinus Nigra centenarios nos recibirán y dejaremos el coche en un aparcamiento habilitado para ello.
Comenzamos pues, el acceso al primer objetivo de nuestro recorrido, la subida al pico Cabañas. Será una subida corta de poco más de media hora, pero algo intensa, tomarla con paciencia y sobre todo en el último tramo no perdáis de vista si vais con niños, ya que la pista se transforma en sendero algo escarpado y podrían escurrirse y/o caerse.
 Comenzamos el sendero admirando el paisaje que nos rodea, todo un lujo, pues estamos rodeados por el bosque de Pinus nigra mas antiguo de la península ibérica.¡Espectacular!

El sendero en todo momento está muy bien balizado y señalado.



La geología del Parque Natural es sorprendente, puedes toparte con zonas muy escarpadas,cañones, llanuras, mecetas o pliegues como en este caso la loma de Cagasebo.


Nos vamos acercando a la cumbre, ya podemos divisar la caseta forestal de prevención de incendios ubicada al lado del vértice geodésico.

Pronto el carril principal se desvía y comenzamos el ascenso por la roca
Cualquier lugar es bueno para refugiarse del calor y más si es con este intenso olor a pino y naturaleza, que me encanta.
En todo momento las marcas blancas en la roca, así como las balizas nos facilitarán la orientación para no perder el sendero.
Vemos en la lejanía el embalse de la Bolera.
Embalse de la Bolera
¡Llegamos por fin!

El primer dos mil de Darío, nuestro vértice número 27 para Joaquín y para mi. ¡Estamos muy emocionados!
Toca la bajada, acompañados en todo momento por unas vistas imponentes.

Es característico de estas cumbres los pinos bandera, cuya forma se debe a soportar las inclemencias meteorológicas y los fuertes vientos .
Para mi los troncos sin vida que quedan en pie, tienen un alo especial de misterio, es como si supieran que ellos seguirán en pié cuando, yo ya no sea más que un puñado de polvo.¡Me parecen fascinantes!
En la bajada hacia el puente de las Herrerías nos iremos encontrando los demás punto de interés de nuestro recorrido. El siguiente tras el Pico Cabañas, será el Pino de las Cruces.Este pino debe su nombre a la forma de sus ramas y a su localización en una encrucijada de caminos.
Nuestra siguiente parada es el acceso a los Tejos Milenarios, a los que llegaremos en tan sólo un kilómetro por un paseo muy agradable.La primera vez que estuve en Cazorla corresponde a la foto inferior, hace unos veinte años, de camino a los tejos milenarios nos pilló una llovizna y nos refugiamos bajo este Pinus nigra, que a mí por mi edad me parecía gigantesco.En la foto inferior se puede comprobar que no era tal su tamaño, pero siempre guardé en la memoria ese día con mucho cariño, ya que quedé enamorada de esas sierras, teniendo que volver una y otra vez en los años posteriores para recargar las pilas, hasta la actualidad.
En el pino que me cobijo se puede apreciar el efecto del resiego, fruto de la obtención de resinas y las "teas", que eran los trozos de madera cubiertos de resina tras la herida que se le propiciaba al pino, muy buenos para encender un fuego.


Los tejos milenarios son grandísimos, parecen como las típicas casitas de cuentos de hadas donde viven los gnomos, son ¡Mágicos!. Se conservan tres de unas mayores dimensiones, pero sobre todo uno de ellos es espectacular.

ejemplar de tejo de mas de 2000 años
El echo de que el Tejo (Taxus baccata) esté en peligro de extinción se debe a varios factores, la inaptabilidad a la zona,(en la actualidad relegado a fondos de torcales y lapiaces), sus altos requerimientos hídricos,su lento crecimiento, ser dioico, es decir, hay pies hembras y pies machos diferentes por lo que se complica su reproducción, su uso en la antiguedad para aperos de labranza mermó la población considerablemente ya que se creía que al ser una planta muy venenosa impedía que brotaran malas hierbas, no obstante actualmente se están localizando otras zonas con ejemplares jóvenes que garantizan su continuidad.
Volvemos sobre nuestros pasos, nos subimos en el coche y tomamos dirección al nacimiento del Guadalquivir, no sin antes parar un ratito para almorzar, que ya va siendo hora, ¡que mejor lugar que la cañada de las fuentes!
Cañada de las Fuentes
Cañada de las fuentes
Tras el almuerzo continuamos el regreso a la zona del puente de las herrerías, no sin antes visitar el nacimiento del río Guadalquivir, que en esta época del año estaba seco, pero el lugar es bastante pintoresco.



Nacimiento Río Guadalquivir
Suponemos que la placa será para localizar en un lugar concreto el nacimiento y que pueda ser visitable tanto en verano como en invierno.Según me comentar

Terminamos nuestro día con un baño en el Guadalquivir,en las pozas bajo el puente de las Herrerías donde sus aguas tan fresquitas nos refrescaran de golpe.¡Un día muy completito!






No hay comentarios:

Publicar un comentario