sábado, 25 de octubre de 2014

Miradores de Revilla

Este sendero es mi última entrada de Ordesa por ahora, aunque fue el primero que hicimos en la semana que pasamos en junio en el Parque Nacional, no por ser la última nos impactó menos que las demás, al contrario nos hizo el cuerpo a lo que nos esperaba, paisajes espectaculares día tras día.
Es esta ruta conocida por sus vistas sobre el Valle de Escuaín y por ser la zona donde con mas probabilidades veremos batir sus alas al Quebrantahuesos, este buitre tan escaso que tiene su hábitat por esta zona en el pirineo.
Para llegar al punto de inicio de esta ruta hay que tomar desde la población de Ainsa la carretera A-138 en dirección Bielsa y Francia.Justo despues de Hospital de Tella, tomamos la desviación hacia la izquierda en dirección a Tella (Ruta de las ermitas de Tella), después de hacer  unos 6 km dejamos la carretera de Tella y tomamos la de la izquierda que tras 6,6  km nos llevará a la pequeña población de Revilla. Antes de llegar a Revilla en una curva muy pronunciada a la derecha comienza la senda de los miradores de Revilla.En dicha curva se puede dejar estacionado el coche.
Este sendero puede hacerse circular, tomando un desvío que encontraremos en el sendero hacia la derecha con dirección a Revilla, nosotros lo hicimos de ida y vuelta por el mismo camino.Son unos 4,5 kilómetros de un paseo muy agradable.
Comenzamos la primera parte del recorrido, tomando el sendero que sale a nuestra izquierda para cruzar un puente metálico que nos adentrará poco a poco en el Parque Nacional ya que aún estamos fuera de el.



Las vistas a nuestro lado izquierdo son magníficas.

Castillo Mayor
Observamos robles, encinas,tilos, hayas, abetos, pinos.. y un largo sin fin de árboles y arbustos que acogen una riquísima avifauna.


Continuamos por el bonito camino por el que llegamos a las inmediaciones de la pared de roca donde se encuentra la ermita rupestre de San Lorenzo indicado por un cartel interpretativo, para lo cual tenemos que tomar un pequeño desvío que sale a nuestra derecha.
En menos de un minuto llegamos a la pared donde se encuentran las ruinas de la ermita de San Lorenzo también llamada de San Lorién. Los restos de esta ermita parecen remontarse a comienzos del siglo XI. En la roca que hay al lado del acceso a la ermita nos llaman la atención unos enigmáticos grabados, al parecer según he investigado tienen connotaciones masónicas.



Volvemos sobre nuestros pasos y dejamos atrás la ermita y nos encontramos el desvío que tenemos que tomar a la vuelta si queremos hacer la ruta circular.
Seguimos avanzando y a nuestra izquierda encontramos el primer mirador sobre el Valle de Escuaín.
Este mirador me recordó a la garganta verde en Grazalema(Garganta Verde), en Cádiz, aunque más grande y vertiginoso.
¡Una panorámica!
Un cartel de Parque Nacional nos indica que entramos en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. El camino baja ligeramente y cruzamos un bosque de pinos y llegamos a los miradores de Angonés, desde donde tenemos unas fantásticas vistas de la confluencia del barranco de Angonés y de la garganta del río Yaga.
Desde este mirador deshacemos el camino unos metros y tomamos el sendero que sale a mano derecha y que nos llevará hasta el ultimo  mirador donde una vez mas nos deleitaremos con unas vistas de infarto.




Un pueblecito camuflado en la montaña
En la foto se pueden apreciar los últimos neveros al comienzo del verano



Mirador
Un pequeño sendero para disfrutar de unas vistas magníficas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario