lunes, 10 de noviembre de 2014

Sendero Isla del Pan.


Este sendero es el único de todo el Parque Nacional Tablas de Daimiel que se adentra en las pasarelas.Tiene unos dos kilómetros de duración , es circular y nos permite " andar sobre las aguas" y recorrer las tablas dando un agradable paseo.
Este humedal localizado en Ciudad Real, es único en Europa, ya que es el último representate del ecosistema denominado Tablas fluviales. Está formado por una laguna de inundación de los ríos Guadiana y ciguela y por un cúmulo de aguas subterráneas.
Es un lugar de avistamiento de multitud de aves de zonas húmedas entre ellas muchas especies de anátidas y ardeidos.
Este Parque Nacional me recordó al Paraje Natural Marismas del Odiel en Huelva, aunque este último es salobre, es un ecosistema muy parecido a Daimiel aunque en limícolas muchísimo mas rico y variado.
Para llegar al centro provincial de visitantes del Parque Nacional, desde donde parten todos los senderos, tendremos que llegar hasta la localidad de Daimiel, desde donde parte una pista asfaltada de unos 10km que nos llevará hasta el centro de visitantes, pasando antes por "El Molino del Molemocho", otro centro de visitantes que se puede visitar previa visita y que consiste en un molino tematizado, siendo de los mas antiguos de Castilla la Mancha.
Es muy recomendable para este sendero llevar prismáticos y/o telescopio.
Molino del Molemocho
vistas desde el Molino del Molemocho

Comienza el sendero en las inmediaciones del centro de visitantes regional. Nosotros seguiremos las marcas amarillas.

La primera desviación nos lleva a la laguna de aclimatación , donde llegaremos al primer observatorio y nos deleitaremos bastante rato con todas las especies de anátidas que podremos observar.


Martín Pescador (Alcedo atthis)
Porrón moñudo (Aythya fuligula)
Ánsar (Anser anser)
Tarro Blanco (Tadorna tadorna)
Ánade Silbón (Anas penelope)
Pato colorado (Netta rufina)
Abandonamos el primer observatorio y comenzamos a recorrer todas las islas del Parque, para lo que accederemos por las famosas pasarelas.


En las pasarelas nos encontraremos varios entrantes hacia las lagunas que a modo de mirador, nos permiten integrarnos mas en el Parque.




Llegamos a la isla más grande del sendero, la Isla del pan, suponíamos que debía su nombre a la cantidad de hornos que aún se conservan en ella y al uso que les darían las gentes del lugar, pero gracias a vuestros comentarios ya sabemos que es por el dios romano llamado Pan que era el dios del ganado.¡Muchas gracias por vuestros comentarios!
En la parte mas alta de la Isla del Pan se localiza un mirador desde el cual se pueden obtener unas buenas panorámicas del Parque.




Durante el recorrido observamos una barquita, que aún queda como testigo mudo de lo que antaño fue una zona de pesca, donde los antiguos pescadores llamados "Barqueros", lanzaban sus redes y pescaban entre otros el escurridizo barbo comizo.
Llegamos ya de vuelta al bosque de los Tarajes, un tramo de sendero más fresquito al abrigo de unos tarajes de enormes dimensiones y con muchos años sobre sus ramas.



El porte de algunos tarajes es impresionante, esta especie rara vez es observable en porte arbóreo y aquí parece ser lo normal.
Finalizamos el sendero con un último observatorio, tras el cual volveremos al punto de inicio con una sensación muy gratificante .







3 comentarios:

  1. mu bonica la crónica!
    pero una aportación: no es un porrón europeo sino un porrón moñudo, y el supuesto ánade friso es en realidad un silbón.
    La isla del pan se denomina aasí en referencia al dios romano Pan, dios del ganado, ya que en esta isla se llevaba gran cantidad de ganado. Las construcciones que se ven desde el observatorio son restos de las cercas de ovejas y vacas. Espero que te sirva, un salido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario! Ya está todo correguido, desde luego estoy aprendiendo muchísimo realizando este blog.
      saludos

      Eliminar