sábado, 8 de febrero de 2014

La Garganta Verde. (Octubre 2013)

El Parque Natural de Grazalema, en Cádiz, era una asignatura pendiente que teníamos desde hace ya bastante tiempo, así que por fin nos decidimos y fuimos a conocerlo.Hicimos varias rutas a cual mas chula y mas bonita, la verdad es que si tuviera que decidirme por una de ellas no podría, es un Parque Natural de los mas bonitos de Andalucía.Eso sí hay que llamar con bastante antelación si se quieren hacer las rutas que están dentro de la reserva del parque ya que tardan un poquito en coger el teléfono en la centralita para poder hacer la reserva y te acabas desesperando y poniendo un poquito nerviosa como en mi caso..jejeje, Aquí os dejo el número de teléfono del centro de visitantes(956709733) ubicado en El Bosque, que es donde se realizan las reservas, también se pueden hacer por Internet dentro de la página de la Junta de Andalucía si tenéis certificado digital.
La ruta que os presento a continuación es una de las que hay que pedir autorización ya que está la entrada restringida por número de personas/día, la verdad es que no me extraña, el entorno es impresionante es como si te transportaras a otra época en la que la vegetación lo colonizaba todo y además todo ello unido a un cañón de 400 metros de profundidad con una verticalidad impresionante, una cavidad muy particular llamada cueva de la ermita y a la multitud de aves rupícolas que te sobrevuelan la cabeza constantemente.Es un lugar que se debe de conservar tal y como está, es precioso!
Sin mas dilación comienzo con la descripción.
Para acceder a este sendero,(de unos 5km en total, pero bastante duro por el desnivel), se parte de Zahara de la Sierra situándose el acceso a la derecha a unos 4 Km o desde Benamahoma quedando el acceso a la izquierda a unos 9Km.
En sus primeros tramos la vereda transcurre por entre cerros ondulados sobre los que se desarrolla un matorral aclarado en el que abundan las retamas junto a lentiscos, aulagas, matagallos y jaras.El sendero discurre paralelo al río, quedando este a nuestra izquierda.
Al fondo vamos viendo la garganta, a la que nos acercamos con unas vistas impresionantes, cubierta de vegetación ,con unas formaciones chulísimas.

Tras recorrer aproximadamente 1,5 km desde que abandonamos a la carretera, iniciaremos el descenso hasta la garganta por un camino que desciende serpenteando la ladera. Desde los primeros momentos la vegetación cambia con respecto al tramo anterior. En él destaca la presencia de la sabina y el algarrobo, que actúa casi como rupícola viéndose obligado a crecer en las oquedades donde se acumula algo de suelo entre las mismas fisuras de las rocas calizas.El camino continúa en descenso, en la bajada nos encontramos varios miradores que nos permiten disfrutas de las vistas tan espectaculares que nos acompañan.Hay zonas mas cercanas al lecho del río, donde el sendero discurre excavado en las rocas mediante escalones, que dificulta la bajada y le da un tono mas entretenido.










Una vez llegados al lecho del río, nos invade un gran frescor en contraste con el calor que nos acompañaba durante la bajada.Este río que está seco salvo en la época de lluvias nos regala un espectáculo para los sentidos ya que las paredes, separadas en algunos lugares por tan sólo 10 metros dejan todo el lecho del río en sombra y con una gran humedad, por lo que la vegetación de la garganta contrasta con la de las paredes soleadas.En donde hay algo de tierra por los margenes del lecho del río crecen adelfas e higueras de un porte muy elevado, así como laureles.
Cuando llevemos avanzados unos 200 metros, nos encontraremos en la parte izquierda la sorprendente gruta conocida como Ermita de la garganta.Es de unas grandes dimensiones y de color rosa con estalagtitas y estalagmitas en formación. ¡Jamas pudimos pensar que tras la bajada nos esperaba este maravillosos espectáculo, nos quedamos literalmente boquiabiertos!.












Dolores Redondo Bonillo

1 comentario: