jueves, 22 de mayo de 2014

Cabo de San Vicente

Sin duda 2011 y parte de 2012 fueron para nosotros los años del descubrimiento de los rincones escondidos de Huelva y del Algarve portugués, poco a poco iré mostrando cada uno de esos lugares que nos acompañaran para siempre en nuestros recuerdos.
Nuestro primer contacto con el Algarve portugués,fue desplazándonos hasta Sagres,ultimo pueblo de la Europa continental donde visitamos, la reserva natural de la Costa Vicentina para recorrer los acantilados del Cabo de San Vicente y playas aledañas.Este lugar nos dejó sin palabras, unos acantilados impresionantes bañados por unas bravas aguas turquesa, enfurecidas por un fuerte viento que en ocasiones nos hacía perder el equilibrio.Un paisaje de belleza sin igual!, inigualable a cualquier otro parecido.


Antiguamente en el Cabo de San Vicente al igual que el de Finisterre se creía que se acababa el mundo y no es de extrañar con semejantes acantilados y esa inmensidad ante nuestros ojos que parece interminable.
Aquí os dejo con unas fotos de ese día, espero que las disfrutéis








¡No todos los azules son del mar!


El faro del Cabo de San Vicente destaca sobre el paredon rocoso y el azul del mar y el cielo



La vegetación de la superficie es muy rastrera, no es de extrañar con el viento implacable que no deja descanso alguno.

Decidimos recorrer algunas playas de las cercanías
Preciosas playas paraíso de surfistas y amantes de la naturaleza, escondidas entre impresionantes acantilados.





La playa de Beliche, es una preciosidad, aguas muy frías y cristalinas,con un montón de escalones en la bajada y otros tantos en la subida.






Lagos es donde se concentran la mayor parte de las imágenes mas bonitas que nos llevamos con nosotros.





Este fue el primer contacto con esas playas de aguas cristalinas y azules infinitos, sin duda alguna volveremos pronto a ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario