sábado, 30 de agosto de 2014

Subida al Pico Aranda (1055m).Tolox

Todos los años desde hace quince,paso dos semanitas con mi familia en Tolox, un pequeño pueblecito de la sierra de Málaga, ubicado en la entrada al Parque Natural Sierra de las Nieves.Cada año descubro algún lugar nuevo, este año el Pico Aranda ha sido el elegido.
Tolox, es un pueblo muy peculiar de calles estrechas y muy empinadas,con bóvedas y  muchas flores por todos lados, que contrastan muchísimo con sus casas encaladas de blanco. Si por algo es conocido este pueblo es por su Balneário de fuente amargosa, gracias a los gases que emanan de este agua mantengo a raya mis alergias primaverales y paso mejor el año.
La primera visión de Tolox es increíble ya que el Parque Natural Sierra de las Nieves se abre a nuestros ojos.
 Balneario de Fuente Amargosa, enclavado en el corazón de las sierras pardas de las Nieves

Balneario de Fuente Amargosa
Los jardines cercanos a este balneario bien merecen una visita obligatoria.




Así como sus callejuelas serpenteantes siendo  de época árabe la mayoría.

Comenzamos la ruta hacia el pico Aranda, dirigiéndonos en nuestro coche, hacia el balneario, para después seguir hacia el hotel de montaña llamado Cerro del Hijar.Las vistas del municipio son cada vez más bonitas.
Una vez llegados al Hotel, seguimos por una pista terriza en dirección al Puerto de las Golondrínas, al que llegaremos diez kilómetros mas tarde.
 Durante el trayecto nos encontramos con un pinar de resineros en aprovechamiento. La resina es una sustancia viscosa que es un buen antifúngico, dado que cuando se produce una herida en el árbol, esta sale al exterior, oxidándose rápidamente y solidificándose, cubriendo así la herida y evitando que entren las esporas de los hongos que lo pudrirían.
La resina fresca tal como fluye del árbol se ha utilizado desde siempre para la cura de sabañones, callos, grietas y otras enfermedades cutáneas. De la resina se extraían dos productos distintos: La parte líquida, que constituye la esensia de trementina o aguarrás, usada tradicionalmente como disolvente y la parte sólida, que se denomina colofónia, con distintas aplicaciones en la industria química.
La aparición de disolventes y otros productos sintéticos en la década de los 70 supuso, la casi desaparición de este aprovechamiento forestal.
Esté método de resinación que se puede ver en las fotografías inferiores se llama "Hughes", que consiste en hacer unas heridas o picas en los troncos, con una afilada escoda, que penetraba en la albura, para que fluyera la resina. Ésta es recogida en un bote antiguamente de barro, sujeto debajo de las picas con una chapa metálica y un clavo.Cómo las heridas se taponaban  pronto por el efecto aplicado, a los pocos días había que repetirlas , haciendo nuevos cortes, de los que salían unas serojas altamente combustibles y que antiguamente se empleaban por los lugareños, para alumbrar sus humildes casas y para prender el fuego de sus hogares.Este aprovechamiento se lleva a cabo en el periodo de crecimiento del pino, primavera y verano.

 Desde la pista terriza comenzamos a ver en el lado izquierdo de este la crestería de la sierra Aranda de Tolox, situada dentro de la sierra parda de Tolox compuesta de rocas serpentínicas, arcillosas y pizarrosas.

 En unos veinte minutos hemos llegado al puerto de las golondrínas, situado a 904 metros, lugar desde el cual parten varios senderos, cómo la subida al Cerro Corona.

 Dejamos el coche y tomamos el carril ascendente que nos diriguirá en constante subida hasta una caseta de vigilancia de incendios.

 Conforme ganamos altitud, las vistas sobre los elementos mas emblemáticos de la Sierra de las Nieves comienzan a aparecer ante nosotros. Entre ellos el Tajo de la Caína.

 Entre sombras continuamos ascendiendo.


Empezamos a ver el mar a lo lejos, contrastando con las montañas tan oscuras que tenemos en frente.
Y llegamos a la caseta de vigilancia, donde el vigilante nos indica amablemente como llegar a nuestro objetivo.

 Seguimos por un trozo de cortafuegos que finaliza sin previo aviso y no nos deja más remedio que seguir por veredas del ganado hasta conectar con el cortafuegos donde está situado el vértice.

 La vegetación en estas zonas es muy pinchuda y más en esta época del año.



 Hemos tardado escasamente una hora en recorrer unos tres kilómetros, pero nos parecen veinte, es pleno agosto y el calor es insoportable, disfrutamos de las vistas por unos minutos y volvemos sobre nuestros pasos para cobijarnos en la sombra y refrescarnos un poco.Este es el vértice número 28 de nuestra lista de picos conseguidos, como siempre desde él, hemos divisado nuestros próximos objetivos, entre ellos el Cerro Corona, que intentaremos realizarlo en invierno.


¡Hasta la próxima!

7 comentarios:

  1. bellisimas fotos!
    Si tienes tiempo pásate por el mio. Si puedes o quieres colaborar con mi colección te lo agradecería. :-D
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias!!! Cómo se llama tu blog??, para verlo también!

      Eliminar
  2. Bonita crónica Dolores. Mira, en la primera foto el Torrecilla se localiza algo más a la izquierda y el que señalas como peñón de los Enamorados es el tajo de la Goteruela. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola! :)
    ¿Por casualidad tienes el track para GPS de la ruta? ¿O marcado en mapa el recorrido?
    Me gustaría mucho conocer esa zona y os estaría muy agradecido!
    Un cordial saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Buenas! Perdona por tardar tanto en contestarte, el track de esta ruta no lo tengo, aún no tenía GPS. Lo siento!

    ResponderEliminar
  5. Hola! No te preocupes, ya está hecho! jjjj :-)
    Muchas gracias por contestar y por compartir rutas!

    ResponderEliminar